donald11-copiaLa Mano de Donald Trump

Estamos viviendo una época en que el desencanto y el factor de la globalización se están apoderando de nuestra voluntad y la voluntad raptada por la incertidumbre se transforma en miedo. La mano de Trump es una mano Motora, es una mano poderosa, pero como bien sabemos el poder se puede decantar hacia cualquier bando; el del bien o el del mal, hacia el lado de la luz o la oscuridad o bien para mentes más pragmáticas; hacia el lado positivo o negativo.mano-trump

-La mano de  Donald Trump es una “Mano Motora”, mano poderosa que si se decanta hacia el lado negativo puede convertirlo en un ser peligroso e imprevisible-.

donald12

No quiero hablar de D. Trump, quiero ver las cualidades y defectos del poseedor de esta mano, sin más que un análisis  desde la óptica y lógica de la quiromancia.

Esta es una mano poderosa, fuerte y bien hecha, con excelentes montes de Venus y Luna, con un monte de Júpiter potente. Su dedo de Venus se arquea generosamente hacia afuera. Su línea más poderosa es la Cabeza, acompañada por una muy buena línea de Saturno, firmes y bien hechas, estas líneas toman mayor relevancia a partir de los treinta y cinco años. La forma de sus dedos es cónica.

Hablar que el dueño de estas manos es un ser ambicioso es más que obvio, que es megalómano y con un ego insaciable es un hecho irrefutable. Hay actitudes que no tienen cabida en un cuerpo humano y los límites se acotan o se engrandecen dependiendo de nuestras cualidades y sólo nosotros somos capaces de poner límites.

No hay una cantidad determinada ni exacta para acotar nuestros deseos dentro del mundo material, allí no hay límites. Vivir dentro de lo material es apostar a perder, si me apetece coleccionar lápices o sillas el número es infinito, mientras más tenga, más desearé y siempre existirá algo por obtener. La ambición no depende del deseo, sino del objeto del deseo, no es lo mismo desear  lápices 0 coches o casas que desear  apoderarse de las almas de los demás a través de raptarles su voluntad, recordemos sus discursos machistas. La mano de este personaje se enmarca dentro de los coleccionistas compulsivos y eso lo convierte en un ser extremadamente peligroso, cual es su siguiente capricho después de haber obtenido la presidencia de los EE.UU. A partir de hora sus limites se pueden expander a la velocidad en que crece el universo.

Esta es la mano de un vampiro energético, su ego se  alimenta de la energía de todo lo que le rodea, sea material o humano, allí no hay límites, su gran fantasía le hace ser un soñador insaciable de cosas, objetos y personas.  En su mundo estos caprichos  se convierten en obsesión. No hay nada más peligroso que un obsesivo con poder. Por algo Dios no le dio alas a los escorpiones.

Cualquier cualidad llevada al límite se convierte en algo negativo, en algo dañino que te enferma y enferma a todo lo que le rodea. El dedo de Júpiter se separa de los demás dedos de la mano al igual que mercurio, esta falta de empatía hacia los demás le hace perder la visión de su entorno,  allí se aferra en un juego autista del que sólo el entiende las reglas de su juego que ha confeccionado para si mismo.

Las manos de este coleccionista de lo material pueden llevarnos al caos, nos pueden llevar al límite y desde allí convertirnos en piezas o fichas dentro del tablero de su partida particular. Deseamos que voluntad y fantasia se decanten hacía el lado altruista y que su egoísmo quede absorbido por su deseo de ayudar a los demás, sino lo tendremos muy mal.

Francisco Caleb.

a