Una pared junto a una torre llamada Galata. Un sueño desde Bizancio y Constantinopla para llegar a Estambul. Una mano que recorre mares de sabiduría y de historia. Líneas como mares y montañas como montes, todo un futuro en un graffiti, en una mano como mapa de la eternidad.

Anuncios