546827_478441862249119_705112963_n  Este Gran Sextil Cósmico lo formarán siete planetas dispuestos en el cielo de tal modo que harán un gran hexagrama, una estrella de 6 puntas. Imagínense un gran escenario donde van colocándose los actores, uno a uno, para dar lo mejor de sí, su fuerza, su esencia, su lado más luminoso y su energía como un regalo que necesita urgentemente la humanidad. El primero en acomodarse fue Plutón, que en enero del 2008 ingresó al signo de Capricornio (Tierra); después fue Neptuno, que en febrero del 2012 entró al signo de Piscis (Agua); lo siguió Saturno que ingresó al signo de Escorpio (Agua) en octubre del año pasado y después Júpiter, que apenas este 25 de junio entró al signo de Cáncer (Agua). Marte entró al signo de Cáncer (Agua) el 13 de julio y Venus ingresó el signo de Virgo (Tierra) el pasado 22 de julio. Y después de cinco años de haber empezado a acomodarse en sus sitios, está llegando la Luna, la más veloz, para ingresar al signo de Tauro (Tierra) y el 29 de julio estará exactamente en el grado indicado para formar la gran estrella y sellarla. Es como si todos los actores se tomaran de las manos y formaran una geometría perfecta.Todos los planetas forman un sextil unos con otros, un trígono de Agua y otro de Tierra. Es un día para materializar los sueños. Para el día 29 de Julio se va a formar un hexagrama cósmico en el cielo, una figura astrológica que produce armonía entre las energía masculinas y femeninas.

El Gran Sextil ES EL GRANDE. Esto es cuando los planetas – la Luna, Júpiter y Marte (ambos en conjunción en este día), Venus, Saturno, Plutón y Neptuno se alinean para formar lo que se conoce en la astrología como un Gran Sextil (60% de diferencia) o Estrella de David. Este aspecto es muy raro (la última vez que se formó fue el principio del fin de la Segunda Guerra Mundial – el 7 de febrero de 1945, que mostró que el conflicto estaba llegando a su fin). Es considerado uno de los aspectos más positivos que hay. La conjunción de Júpiter y Marte en sextil con Venus, el poder de la belleza, por un lado, y la Luna, el poder del amor, en el otro lado. Esto señala la posibilidad de que el poder del amor y la belleza superan al poder de la guerra y la religión. A continuación, el planeta Saturno, el materialismo, es sextil a Venus, el poder de la belleza, por un lado y Plutón, el planeta de la transformación, en el otro lado. Esto señala el poder de la belleza para transformar el materialismo. Luego tenemos el planeta Neptuno, el poder de nuestras esperanzas y sueños más altos, sextil a Plutón, el planeta de la transformación, por un lado y la Luna, el poder del amor, en el otro lado. Esto significa el poder de transformación para lograr nuestros sueños y esperanzas a través del poder del amor más altos.

A continuación damos unas claves para que se vea la potencia del fenómeno que estará formado por 6 Trinos, 6 sextiles y 3 Oposiciones.

Las palabras clave para un TRINO son: libre flujo de energía, fortuna, facilidad para obtener beneficios, crear acuerdos, motivación y talento.

Imagínense si esto nos da un Trino que será multiplicado por seis.

Las palabras clave para un SEXTIL son: impulso, oportunidades, promoción, libre expresión.

Se formarán 2 GRANDES TRINOS O TRÍGONOS , uno del Elemento Tierra y otro del Elemento Agua. El Elemento Tierra se asocia con el mundo material, los valores, el cuerpo, el trabajo, la subsistencia, la responsabilidad y el dinero.

Un Gran Trino de Tierra nos puede ayudar a concentrar la energía en objetivos concretos, a trabajar empeñosamente en pos de logros valiosos, a ser constructores potentes y creativos, a tener estabilidad y seguridad material y despertar la conciencia ecológica por el bien de la Madre Tierra.

El Elemento Agua asociado a este Gran Trino ayuda a la riqueza en el plano emocional, a la tranquilidad interna, a tener fe, a despertar la compasión, la sanación y la conciencia colectiva.

Palabras clave de los Planetas implicados:

Plutón = Transformación profunda, desapego, eliminación de los sistemas caducos.
Neptuno = Fe, fusión con Dios, compasión.
Saturno = Cumplimiento del deber, madurez, sabiduría.
Júpiter = Los grandes ideales, la expansión de la conciencia.
Marte = Fuerza, energía vital, valentía.
Venus = Amor, ternura.
Luna = Protección, bondad, estabilidad emocional (y como estará en Tauro, también la estabilidad material).
Saquen cuentas y verán que este Gran Sextil nos brinda una maravillosa oportunidad de sanar nuestros aspectos emocionales negativos, nuestros apegos enfermizos, nuestras carencias de todo tipo y nuestro cuerpo.

El Agua y la Tierra son energías YIN, o sea, femeninas, pasivas, receptivas; amorosas, protectoras, compasivas. Es la energía femenina que regresa al planeta, un regalo del cielo para ayudarnos a restablecer el equilibrio ecológico, sociopolítico y espiritual. En medio de la batalla entre Urano y Plutón y otros Aspectos tensos (que inflaman el ego, la violencia y los deseos de poder) que estamos atravesando, este GRAN SEXTIL llega en el momento perfecto con un potencial increíble de sanación, recibámoslo conscientemente y con mucha gratitud y alegría.

Básicamente la duración de esta configuración planetaria tendrá lugar de las 8:45 hrs. a las 20:45 hrs., siendo lo más intenso a las 14:45 hrs.1005427_476615292431776_1340404481_n