Las Líneas

La parte más divulgada y conocida de la quiromancia es el estudio de la mano por sus líneas. Dentro de mi método de estudio he dividido las líneas en tres tipos, principales, de destino o vocacionales y secundarias.

La diferencia primordial reside que la quiromancia tradicional sólo es considerada como línea del destino a la línea de Saturno, no obstante por mi experiencia he podido comprobar que las líneas de Mercurio y Apolo cumplen también con esa función. En cuanto a las líneas secundarias he podido ampliar sus cualidades en casi todas ellas, de tal suerte que el esquema queda de la siguiente manera.

Líneas Principales:

–       Línea de la Vida: la vitalidad, las ganas de vivir. No marca los años que vamos a vivir.

–       Línea de la Cabeza: la más importante de las tres principales, indica nuestra forma de pensar, no si somos inteligentes o no.

–       Línea del Corazón o Afectiva: Nos dice como amamos, nuestra manera de acercarnos al objeto amado. No nos dice de matrimonios o de ideales.

Líneas de Destino:

–       Saturno: la constancia, la concentración

–       Apolo o Sol: el sentido de lo bello, la estética.

–       Mercurio: la comunicación, como nos expresamos.

Líneas Secundarias:

–       Anillo de Salomón: el reconocimiento al buen hacer.

–       Cinturón o anillo de Venus: el poder de seducción.

–       Líneas de los hijos: La posibilidad de sentirse padre o madre.

–       Líneas del matrimonio: las relaciones que han marcado nuestra vida.

–       Línea de la intuición: la posibilidad de conectar con otras dimensiones.

–       Línea de la templanza: la austeridad, el aislamiento

–       Línea del veneno: el gusto por lo excesos.

–       Rascetas: Salud, dinero y amor.

–       Línea de Marte o de los guías: protección, ayuda espiritual.

–       Anillo familiar: el deseo de formar una familia.

–       Cruz de San Andrés: posibilidad de sanar con las manos.

Estas son las líneas que hay en las manos, no todo mundo tiene todas, y sus dibujos son caprichosos y como no hay una mano igual a otra es difícil hacerse un esquema único de las líneas por lo que tendrá que aprender a ver para encontrar cada una de ellas en las manos que se le presenten. En este libro verá usted las líneas ideales, arquetípicas pero que en la mayoría de los casos le costará mucho verlas tal cual se muestran en el dibujo. Lamentablemente no existe la mano ideal y los dibujos de este libro son ideales. Comenzaremos por las  líneas principales.

Anuncios