Corren muchos mitos alrrededor de la lectura de la mano, uno de ellos y muy extendido por cierto es que las líneas de las manos se marcan por los movimientos que realiza la mano o por el trabajo que desmpeña esa mano.

Hace muchos años leí en una revista médica que las manos de un feto de 16 semanas ya tenia sus manos totalmente formadas. Mi pregunta era si esa mano totalmente formada incluía el dibujo de las líneas de sus manos.

En una feria del libro de hace muchos años pude observar en un “stand” de venta de derechos de fotos la mano de un feto de 16 semanas en el que se veían perfectamente bien formadas sus líneas principales, lo que me permitia comprobar que las líneas de la mano efectivamente están marcadas por impulso cerebral nervioso. Asi que las líneas que aparecen en las palmas de nuestras manos tienen una relación directa entre la mano y el cerebro y no por el movimiento que realiza la mano producto de su actividad.

Por otro lado eso nos ayuda a demostrar que el bebe cuando nace viene a este mundo con un carácter totalmente definido y estructurado, lo que nos permite tener las herramientas necesarias para apoyar a ese bebe en sus cualidades y frenarlo en todo aquello que le impida un desrrollo normal y armonioso.

Por fin después de muchos años pude conseguir esa foto publicada por National Geographic en la cual podemos observar como la mano de un feto de 16 semanas tiene su mano totalmete formada incluidos sus montes y sus líneas principales. Esto nos permite demostrar que las líneas de las manos no son producto de un trabajo externo sino del carácter que nos imprime todo nuestro ser y que impregna o dibuja nuestras manos.

Si quieres ampliar la foto has doble click sobre la imagen.