La lectura de la mano tiene tres apartados o tres formas de ser interpretada: la quirognomia que consiste en ver la mano por su forma, la quiromancia que es la lectura más conocida y popular, ella se encarga de la líneas y de los montes y por último la dermatoglífica que interpreta las huellas digitales que se forman en toda la mano.

El dibujo que precede a este texto nos muestra los montes de la mano, objeto de estudio y de interpretación de la quiromancia.

En la quiromancia tradicional sólo son tomados en cuenta los ocho planetas conocidos por la mitología griega, me he permitodo incorporar a la quiromancia contemporanea dentro de mi método al planeta Urano que se descubrió el 13 de marzo de 1781 por William Herschel y que en la quiromancia tradicional ocupaba Marte negativo. En el lugar conocido como llanura de marte he incorporado al planeta Plutón, descubierto el 18 de febrero de 1930 por William Tombagh. Es comprensible que estos dos planetas hayan pasado desapercibidos para la quiromancia tradicional ya que son descubiertos  relativamente hace poco tiempo si los comparamos con los planetas que los acompañan en la geografía de la mano y por otro lado hay muy pocos investigadores en el campo de la quiromancia, tenga en cuenta que las mancias tradicionales los lectores de manos son con mucho los menos si son cuantificados con los tarotistas o astrólogos, el arte intuitivo más compñicado de todos es sin duda alguna la quiromancia lo que ha impedido que una investigación profunda, veraz y contemporanea del tema.

Por otra parte tanto Plutón como Urano corresponde más su contenido simbólico en estas zonas de la mano que a Marte en sus diversas formas.

En esta ilustración observamos los diez planetas que conforman la palma de la mano dentro del método que yo propongo y que ya fue publicado en mi primer libro: “El Arte de Interpretar la Mano de Editorial Obelisco” publicado en el año 1987.