La India, en donde el sendero de los sadhus y los gurús son un símbolo de espiritualidad, donde las vacas son sagradas, la tika en la frente, su panteón y monumentos milenarios, sus plegarias y sus rituales todo en busca de un saber divino y  la necesidad de conquistar  lo sagrado como escencia son el día a día de esta inenterrumpida busqueda milinaria por el encuentro con la divinidad y el encuetro cósmico; donde el Nirvaha y lo humano encuantran su imagen escencial en el dibujo de henna en unas manos.

La quiromancia en la India es mucho más que una simple descripción de los hechos vividos y por vivir, es un encuentro con la verdadera escencia de cada ser. una busqueda de su der divino, lo terrenal es materia deborada por un fuego que eleva lo inmaterial al cielo.

Anuncios