La idea popular es que sólo se lee la mano izquierda. Nada más lejos de la realidad, se leen las dos manos. Las manos se marcan por impulso cerebral nervioso; por lo que la mano izquierda esta regida por la parte derecha del cerebro y la derecha por la zona izquierda del cerebro. (siempre y cuando sea diestra la persona) En la mano izquierda se ven las cualidades con las que hemos nacido y en la diestra lo que hemos realizado con esas cualidades. Al leer una sola mano estamos interpretando el 50% de la realidad de esa persona, es una lectura parcial de la realidad del consultante.

La lectura de la mano debe de ser total, siempre se interpretan las dos manos, se debe tomar en cuenta todos los detalles que hay en ella: color, temperatura, uñas, dedos, flexibilidad, montes y líneas, las líneas de las manos son las más populares a la hora de hacer una interpretación, son muy importantes por supuesto, pero sólo es un elemento más que hay que tomar en cuenta a la hora de interpretar una mano. Tenga en cuenta que la mano se hace y las cualidades sin trabajar acaban por desaparecer. El trabajo es lo que permite que tengamos un presente y ese trabajo es lo que nos abre las puertas para conquistar nuestro futuro.

Anuncios