¿Por qué La Mano?

 

La lectura de la mano: sí, que largo y duro peregrinar a tenido que recorrer para mantenerse viva y sana dentro del tumulto de obscenidades esotéricas y tecnológicas que la rodean; si desde las primeras huellas que aparecieron pintadas en los muros eternos de las cuevas prehistorias, pasando por ese famoso libro escrito con letras de oro que encontró Aristóteles en Egipto sobre un altar dedicado a Hermes Trismegisto, mismo que obsequio a Carlo Magno. No podemos, ni debemos omitir al padre de la medicina, Hipócrates, el encontró que las alteraciones de la forma y el color dentro de las uñas era la impronta de enfermedades cardiovasculares, aún hoy en día esa característica sigue siendo conocida como uña hipocrática. Y que decir de la gran obsesión del Cesar Augusto por leer la mano de sus vasallos para elegir de entre ellos a sus altos cargos según sus cualidades encriptadas dentro de su mapa dérmico.

Qué pensar de la existencia de más de las quinientas referencias a la lectura de la mano que aparecen en el Pentateuco o Torá. En el Zohar, o libro del esplendor aparece en su volumen doce un apartado dedicado exclusivamente a la quiromancia.

Y no podemos olvidar ni dejar de lado esos cinco mil años de la tradición China para la lectura de la mano, tan sorprendentemente afín a la lectura europea.

Quizá la gran desconocida, en el mundo occidental, es la procedente de la India, de igual antigüedad que la China, pero a diferencia de ésta, dedicada más a la salud la hindú presta más atención a los avatares del porvenir y al embrujo por develar de los misterios que nos aguardan en el futuro.

En América, concretamente en la cultura Tolteca, Maya y Azteca es sabido del gran interés que despertaba en ellos la lectura de las manos, basta con revisar cualquier escultura de dios o humano para percatarse de lo bien definidas que aparecen las líneas principales y montes en ambas manos, esto no es casualidad, en otras esculturas con el mismo desarrollo artístico y cultural este hecho pasa inadvertido.

La historia de la quiromancia en Europa corre un camino totalmente diferente al resto del mundo. La mayoría de actividades, profesiones y libros que salían de la óptica inquisitorial fueron devorados por la hoguera y desterrados al más profundo olvido y destierro.

Tenemos que esperar hasta finales del siglo XVIII Para que la interpretación de la mano comience a levantar el vuelo y retomar los fueros de los que fuera poseedora con otros dioses menos voraces que el impuesto dios cristiano.

Son dignos de mención de este renacer tres nombre propios que auparon a sus cotas más elevadas la nueva quiromancia en Occidente; en Inglaterra Richard Hamon, más conocido con Cheiro. La francesa Charlote Wolf, la alta sociedad parisina de principios del Siglo XIX, no era nadie sino pasaba por su consulta y en Alemania Don Ernesto Issberne Haldane, como buen alemán dedico más de cuarenta años de su vida al estudio de las enfermedades dentro de las palmas de la mano. Todo un referente hoy en día para el quirodiagnostico, termino que él mismo acuño.

Y por qué las manos: Sabía usted que se dibujan por impulso cerebral nervioso y que en las palmas hay más terminaciones nerviosas que en toda la espalda. Que es la única parte del cuerpo que sólo tiene una capa de dermis y que las palmas no envejecen. Sabía usted que si pierde una mano en el muñón vuelven a dibujarse las líneas principales y que la huella dactilar sigue siendo el medio más eficaz para la identificación personal. Sabia usted que si cambia su vida, tanto por un impulso intuitivo, como por uno racional sus líneas en las manos también cambian.

Pero la más sorprendente, y esto cambiará totalmente su visión sobre la credibilidad de la lectura de las manos radica en el hecho de que una persona que ha perdido sus dos manos y le son implantadas las de un cadáver, en el momento en que esas nuevas manos son aceptadas las líneas originales desaparecen para dar cabida a las de su nuevo propietario. Si, en el momento en que las manos comienzan a ser aceptadas la transformación hace aparecer una nueva conformación de líneas hasta dibujar unos montes y líneas que corresponden a su nuevo poseedor haciendo desaparecer a las de su dueño original, sorprendente verdad?.  En el primer sitio en aparecer estos cambios son en los dibujos procedentes de los encefalogramas, la zona del cerebro que controla esa zona de la mano comienza a expandirse hasta ocupar la totalidad de su espacio original.

En este momento las manos ya se han integrado totalmente a su nuevo propietario.

Podría afirmar y sin temor a equivocarme que las tradiciones más fieles a su tradición vernácula son las que mantienen intacto y totalmente vivo y actual “El Arte de Interpretar la Mano” ya que  han sabido adaptarse a la tradición ancestral y a los avances que nos han permitido entre otras cosas elevar el rango de vida en Europa un trescientos por ciento, si leyó bien; un trescientos por ciento.

Todo esta escrito es sus manos, por lo tanto todo se puede cambiar, usted decide, todo depende de su voluntad y de querer rectificar aquello que le esta impidiendo encontrase con su raíz, con su yo auténtico y sus manos guardan el secreto que le permitirán el cambio para adentrarse en una nueva vida.